terça-feira, 11 de janeiro de 2011

Curro Romero, o "Faraón de Camas"

Este "post" dedico ao meu avô que era um ferveroso apoiante de Curro Romero, um verdadeiro "currista dos quatro costados. Percorreu a Espanha de norte a sul, de este a oeste para assistir às pinceladas na arena do grande artista. Uma singela homenagem para si, avô.

"Curro Romero, torero español que durante su dilatada carrera ha despertado las emociones más puras, hondas y contradictorias que el toreo es capaz de generar.Ha cumplido con creces una larguísima trayectoria profesional - en 1996 es el matador en activo con más años de alternativa y de edad; nació en camas (Sevilla), el 1 de diciembre de 1935 - en la que no ha faltado de los cosos ni una sola temporada; si no es el torero más cotizado es el que ha mantenido una altísima cotización en las plazas más importantes y, circunstancia anómala donde las haya, el único que pese a sus tremendos fracasos, torea donde y cuando quiere. Además, siempre se le espera, como se dice en el argot taurino, ‘a plaza llena’. Y pese a su tan cantada indolencia ha sido, como todos los toreros grandes en verdad, muy castigados por los toros y, en su caso, herido siempre en zonas de grave peligro. Es también el matador que más veces ha salido por la Puerta Grande de Las Ventas y por la Puerta Grande del Príncipe de la Maestranza de Sevilla, las dos plazas donde más se le quiere y las dos más exigentes en la entrega de trofeos. Es, también, el que más veces ha abandonado el ruedo, sin humillación ni espantada, protegido por la fuerza pública. Y por último se trata del único - porque en esto ni siquiera Rafael de Paula le alcanza -, al que basta plantar su nunca descompuesta figura para el cite y tan sólo con ello enardecer a los públicos. Ha convertido a su fe a los más agnósticos, ha detenido los relojes de las plazas mientras interpretaba su personalísima forma de entender el toreo, desde las razones convulsas del arte y ha reinado durante 36 con un nombre que sólo a él puede ser aplicado: el Faraón de Camas.Recibió la alternativa de manos de Gregorio Sánchez en Valencia el 18 de marzo de 1959, actuando de testigo Jaime Ostos y con toros del Conde de la Corte. La confirmó el 19 de mayo de ese mismo año, con ganado de Galache, alternando con los hermanos Pepe Luis y Manolo Vázquez. Curro dió la alternativa en Sevilla al hijo del primero, un finísimo torero, heredero de lo más depurado del arte de su progenitor, y del mismo nombre, el 19 de abril de 1981; el testigo fue en concreto el hermano, Manolo Vázquez. La cadencia y el ritmo de sus verónicas es inigualable; su media muy sevillana, definición de su entendimiento; muy lucido en los remates. Jamás actúa al margen de los cánones, aunque sea él quien defina sus rasgos. Con la muleta, desde el cite, siempre pecho afuera, hasta el remate, en el que se alza siempre su gallardía torera, suspende el aliento e invita al olé encendido en lo hondo. Es, sin embargo, irregular, más bien malo, con la espada en la que ha desarrollado las únicas ventajas que nunca se ha permitido ante el toro. Curro Romero pertenece a esa especie de toreros artistas, puede decirse que por la gracia de Dios. La calidad de su toreo está fuera de toda duda y, aun en las tardes menos afortunadas, perceptibles para el verdadero aficionado. No busca el éxito en excentricidades ni nuevas suertes, sino a la personalidad que presta a los eternos lances de la lidia..que le colocan en la primera fila de los toreros artistas que hemos conocido.Torero polémico, es defendido a ultranza por sus partidarios, sevillanos en su mayoría, y criticado también con pasión por sus detractores, con lanzamiento al ruedo en múltiples ocasiones de objetos escatológicos a todas luces improcedentes. Necesita como los artistas de su cuerda, la presencia de un tipo de toros que no sale con frecuencia a los ruedos. Ello determina sus no escasos fracasos, ya que por falta de técnica o valor no intenta siquiera el conseguir una actuación discreta o digna. La calidad de su toreo, lánguido y majestuoso a la vez, está fuera de toda discusión. Es lamentable que a este Curro Romero no le acompañe el ánimo en tantas ocasiones.Nunca supo, o quiso, taparse con los toros que no fueron de su agrado y de ahí los rotundos fracasos que debemos anotar en su debe. Sus clásicos cuatro mantazos dados con el pico de la muleta y la forma inadmisible de entrar a matar fueron la parte negativa de su toreo. Pero en ocasiones, escasas si se quiere, supo destapar su clásico tarro de las más puras esencias, valga el conocido tópico"

Cossío, José María, LOS TOROS. Tomo IV, pag. 629Tomo VI, pag. 388Tomo XI pag. 921, Editorial Espasa Calpe, Madrid

Tarde de Curro Romero, no Porto de Santa Maria, no dia 04/08/1996






















Fotos: Fredrik Hagblom

Sem comentários:

Publicar um comentário